Conociendo San Antonio de los Cobres y sus alrededores

En la tarde del 18 de junio, luego de pasar por las  localidades de Campo Quijano, Río Blanco, Quebrada del Toro, El Alisal, y de conocer  el poblado de Santa Rosa de Tastil con sus Ruinas arqueológicas de la cultura prehispánica Tastil, partimos hacia San Antonio de los Cobres.

En el camino nos esperaban paisajes inolvidables, con altas montañas y un atardecer lleno de colores.

Habíamos tenido un día muy largo. Decidimos cenar temprano e ir a descansar, para aprovechar al máximo el día siguiente.

La verdad, es que no pudimos descansar tal como lo habíamos planeado. Ninguno estaba acostumbrado a los 3.775 msnm y al clima de la puna. Dentro de la hostería se escuchaba soplar el viento sin cesar y muy fuerte.

El sábado 19 de junio salimos hacia el Viaducto “La Polvorilla”, donde finaliza su recorrido el Tren a las Nubes. Continuamos por la Ruta Nacional N° 51, paralela a las vías del Tren a las Nubes. Nos detuvimos varias veces a contemplar el hermoso paisaje por el que estábamos paseando. Pasamos por la abandonada Mina Concordia.

Un rato más tarde, estábamos a 4.200 msnm, al pie el Viaducto, disfrutando de la magnífica obra de ingeniería. No faltaron las señoras vendiendo tejidos de llama y alpaca y otras artesanías.

Nos entusiasmamos con la idea de subir por las pasarelas hasta las vías, y ahí fuimos. A esa altura y con ese clima, nos costó mucho subir. Llegamos agitados pero contentos de estar en ese lugar.

Arriba el viento parecía ser el dueño de todo. Uno se siente insignificante ante semejante naturaleza. Montañas altísimas, cielo azul-celeste intenso y el viento que parecía querer echarnos de ese lugar.

Luego de apreciar la inmensidad y el puente, bajamos para descansa un poco y continuar el viaje.

Volvimos por la misma ruta a San Antonio de los Cobres, parando en el lugar donde una vez funcionaron las Termas de Pompeya.

Eran aproximadamente las 14 horas cuando entramos a un restaurante para almorzar. Tomamos sopa de verdura y comimos milanesa de carne de llama con papitas andinas.  El exquisito menú regional fue coronado con un quesillo con dulce de cayote y nuez y un té de coca.

Horas más tarde, notamos que las señoras del pueblo caminaban  con sus tejidos hacia la estación de tren. Estaba próximo  a llegar el Tren a las Nubes, que se detiene unos 20 minutos y la gente que viaja en él, desciende para comprar objetos regionales y algo para comer, como bollos con o sin queso.

Nosotros aprovechamos para sacar fotos. Luego el Tren partió y se perdió detrás de un cerro. Las señoras que habían ido a vender sus productos regresaron a sus casas, y el pueblo volvió a ritmo habitual.

El domingo 20 de junio, San Antonio de los Cobres rindió homenaje a nuestra Bandera Nacional  con una Bandera flameando en cada casa.

Había menos viento y el día era ideal para hacer trekking. Subimos un cerro recorriendo las 14 estaciones del Vía Crucis, para llegar a un mirador desde donde se puede contemplar a todo San Antonio de los Cobres.

Estuvimos un rato largo en el mirador y luego fuimos a almorzar unas riquísimas empanadas regionales en lo de Doña Teresa.

Nuestro viaje estaba terminando y nos parecía corto, pero teníamos que volver.

Texto: Carolina Fogelberg (www.liveargentina.com)

Anuncios

Un pensamiento en “Conociendo San Antonio de los Cobres y sus alrededores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s